Durante el 23 de Noviembre, fecha de celebración del Black – Friday, debemos aplicar los mismos requisitos que para las rebajas, es decir:

  • Debe anunciarse la fecha de comienzo y finalización, en lugares perfectamente visibles para los clientes (art. 68.3 de la Ley 1/2012)
  • Debe tenerse existencias suficientes, para tener a disposición de los clientes los productos anunciados en oferta (art. 67 de la Ley 1/2012)
  • Debe indicarse tanto el precio habitual, como el precio ofertado, si bien cuando afecte el mismo porcentaje de descuento a todos los productos ofertados, bastará con indicar el descuento aplicable, sin necesidad de constar individualmente en cada producto (art. 68.2 de la Ley 1/2012).
  • Debe estar perfectamente separados, y diferenciados, los productos afectados por la oferta Black Friday, de las ventas no afectadas por dicha promoción, sin que pueda provocar confusión alguna en el consumidor (art 69 de la Ley 1/2012).
  • Durante el Black Friday, los consumidores tienen los mismos derechos, que, si no existiera dicha oferta comercial, es decir pueden pagar con tarjeta que habitualmente acepta el establecimiento, puede desistir de la compra, puede realizar devoluciones, etc.